En memoria del profesor Juan Benito Arranz, por Florencio Zoido

En memoria del profesor Juan Benito Arranz, por Florencio Zoido

El pasado 8 de mayo falleció en Sevilla el Dr. Juan Benito Arranz, catedrático de Geografía y primer impulsor del Departamento de esta disciplina en la Universidad de Sevilla. El profesor Benito Arranz llegó a esta Universidad en 1968 procedente de la de Oviedo y en ella vivió durante algo más de dos décadas la mayor parte de su ejercicio profesional en la educación universitaria, si se exceptúa un breve periodo en Alcalá de Henares al inicio de la etapa contemporánea de esta institución.

Eran momentos de grandes cambios en la universidad española. El número de alumnos se multiplicó en todas las facultades, accediendo a muchas de ellas las mujeres masivamente por primera vez; en algunas de las principales ciudades los centros universitarios se renovaron físicamente y se dispersaron; el número de profesores también se incrementó y se diversificó su condición laboral. Quizás el cambio de mayor significado estructural fue la aparición de los departamentos universitarios. Poner en marcha el Departamento de Geografía de la Universidad de Sevilla, dotarlo de su primer personal y crear la primera biblioteca especializada en esta materia, fue la principal labor desarrollada por el profesor Benito Arranz.

En una primera etapa, impartió todas las asignaturas geográficas incluidas en la especialidad de Historia General de la licenciatura en Filosofía y Letras (Geografía General, Geografía de España y Geografía Universal), en todas ellas fui su alumno. Creada la especialidad de Geografía, la docencia del profesor se abrió a los enfoques de geografía humana, optando por esta última orientación al dividirse la disciplina en las tres áreas de conocimiento vigentes.

En el aspecto investigador el profesor Benito Arranz mantuvo en sus inicios una estrecha vinculación con el Instituto Juan Sebastián Elcano, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y sucesivamente dedicó su atención a cuestiones de geografía agraria, de la pesca, industrial de los transportes y urbana; en todos estos enfoques hay trabajos de interés actual[1].

Las dos décadas largas en las que Juan Benito Arranz ejerció la docencia en Sevilla no sólo fueron años de cambio en las universidades, lo fueron también, y trascendentales, de la economía, la sociedad y la política españolas. En su repercusión sobre la Universidad estas transformaciones estructurales generaron situaciones turbulentas, agitadas y de exigencia de posicionamiento ético personal. Como han expuesto y documentado recientemente los historiadores Antonio Cazorla y Santos Juliá[2], unas pocas organizaciones políticas ilegales, los emergentes sindicatos clandestinos, una parte de los estudiantes y unos pocos profesores, intelectuales y religiosos reclamaron mayores libertades a mediados de los años 60, consiguiendo agitar los ambientes universitarios frente a una pasividad claramente mayoritaria en la sociedad española. En dicho contexto, el profesor Benito Arranz se inclinó claramente por la tolerancia y por una mayor apertura académica.

En este sentido, deseo recordar tres hechos que siempre me han parecido significativos. El primero de ellos, se refiere a la lección magistral que pronunció en la fiesta de Santo Tomás de Aquino de 1969 en la Facultad de Filosofía y Letras abordando el tema de la diversidad territorial de España desde los nuevos conceptos regionales desarrollados por la Geografía en aquellos años. El segundo me parece aún más expresivo; en momentos en los que muchos estudiantes fueron expedientados y detenidos por sus ideas y actividades políticas, no dudó en solicitar a algunos de ellos, claramente significados en tal sentido, que se incorporasen como profesores al naciente Departamento de Geografía de la Universidad de Sevilla. Por último, desde sus comienzos el Consejo del Departamento de Geografía de la Universidad de Sevilla, que él presidía, fue un ámbito libre, abierto al debate y a las propuestas de cualquiera de sus componentes.

Por estos hechos y por una convivencia siempre respetuosa el profesor Benito Arranz merece mi mayor agradecimiento y mi mejor recuerdo. Descanse en paz.

Florencio Zoido Naranjo

[1]Rodríguez Esteban, J.A. 1995. La Geografía Española 1940 – 1960. Repertorio bibliográfico, Ed. Marcial Pons, Madrid.

[2]Cazorla, A. (2016): Miedo y progreso. Los españoles de a pie bajo el franquismo 1939-1975, Alianza Editorial. Madrid.

Juliá, S. (2017): Transición. Historia de una política española (1937 – 2017). Galaxia Gutenberg, Barcelona.