En memoria del profesor Eduardo Araque Jiménez

En memoria del profesor Eduardo Araque Jiménez

El pasado 9 de mayo falleció en Jaén Eduardo Araque Jiménez (1956-2018), catedrático de Análisis Geográfico Regional y director del Departamento de Antropología, Geografía e Historia de la Universidad de Jaén. Es una pérdida irreparable y deja un hondo pesar en quienes tuvimos la suerte de acompañarlo en su itinerario vital y académico. A la vez, al sentirnos depositarios de su legado, es un honor y una gran responsabilidad tratar de reflejar en unos pocos párrafos todo lo que representó. Eduardo fue un hombre bueno, entusiasta, coherente, de sólidos principios éticos, valiente, generoso, que apoyaba y se entregaba sin reservas a sus discípulos, amigos y compañeros.

Nacido en la Estación de Linares-Baeza, como a él le gustaba recalcar, se formó en la Universidad de Granada, manteniendo abiertos durante toda su vida los canales que alimentaban su inagotable curiosidad intelectual: la literatura científica, el reconocimiento directo del territorio, la lectura compulsiva de novelas, el escudriñamiento de archivos, la conversación profunda con colegas de las más dispares disciplinas y con cualquier persona anónima en la que encontraba la profundidad del saber popular, la historia viva de nuestros pueblos y ciudades. En la equilibrada combinación de conocimientos procedentes de cada una de estas fuentes aprendió y enseñó Geografía.

Sus alumnos lo recuerdan como una persona de trato familiar, dispuesto a atenderlos en cualquier momento y de implicarse para ayudarles en todo lo que estuviera en su mano. Y fueron muchas las ocasiones en que supo estar con quien más lo necesitaba. Sus enseñanzas, en el aula y fuera de ella, llegaron a estudiantes de muy diversas ramas del saber. Son legión quienes descubrieron con él las geografías sobresalientes y también los lugares menos transitados de la provincia de Jaén. Numerosos estudiantes y profesores llegados de otras universidades tuvieron también la oportunidad de aprender con él y visitar Santiago de la Espada, los pinares de Cazorla, el nacimiento del río Segura, la Sierra de Andújar, los poblados de colonización que puntean las vegas regadas del Guadalquivir …

Su compromiso social tampoco fue menor. Permanentemente involucrado en acciones que permitieran devolver el esfuerzo común que sostiene a las universidades públicas, fue impulsor de numerosas jornadas y actividades culturales, alguna de las cuales puso en marcha durante el breve tiempo en que desempeñó el cargo de Vicerrector de Extensión Universitaria de la por entonces recién creada Universidad de Jaén. Este es el caso de los itinerarios geográficos al Jaén desconocido, que es precisamente el objeto de la última publicación que nos legó y cuya presentación se iba a producir en la misma semana en que se nos fue.

Trabajador infatigable, su faceta investigadora fue fecunda, brillante, constante y en permanente renovación. Bajo la supervisión del profesor Francisco Rodríguez Martínez, encauzó rápida y brillantemente las líneas de trabajo y los ámbitos de estudio que ya nunca abandonaría. Su tesis de licenciatura se acercó a la política de colonización en la provincia de Jaén. Unos años más tarde defendía su tesis doctoral sobre la Sierra de Segura (1987), una comarca agraria andaluza donde la crisis y el abandono resultaron demoledores, pero que el encontró dotada también de recursos y capacidades que él se encargó con denuedo de analizar para aportar ideas en aras a su revitalización, en un momento en el que la gestión de este territorio empezaba a definirse con la creación del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. La impronta forestal de este ámbito fue motivo de profundización para lo que con el tiempo se convertiría en la razón de su dedicación principal, que no única: el estudio de la dinámica de los montes públicos en términos patrimoniales, de ordenación y gestión de sus recursos. En el análisis de los efectos paisajísticos y territoriales de la aplicación de la política forestal española fue uno de los mejores especialistas con que la geografía rural española ha contado. Aspectos como la privatización de montes, las agresiones ecológicas que sufrieron en el período crítico que coincide con los procesos desamortizadores, las maderadas o el destino de este material para la creación y el mantenimiento de la red ferroviaria, fueron motivo de atención permanente, y también el foco de buena parte de las tesis doctorales que dirigió. Cabe destacar la atención que prestó al estudio de los incendios forestales históricos, una temática de la que hasta entonces apenas había precedentes y ha resultado un campo en el que su trabajo y capacidad de inspiración para otros colegas resultó más fecundo.

La mirada geohistórica al territorio fue un magnífico punto de partida para el entendimiento de las dinámicas más actuales de las áreas de montaña y, en ellas, especialmente de las áreas protegidas, aportando trabajos de gran valía sobre sus posibilidades de desarrollo sostenible. Las perspectivas de recuperación de estas y otras zonas con dificultades le llevaron a prestar atención a cuestiones relacionadas con la política agraria europea, los nuevos flujos migratorios en el medio rural o la ordenación territorial.

Sus familiares, discípulos, compañeros y amigos saben que donde mejor se sentía era en la montaña, en la que tantos miramos y sólo unos pocos son capaces de leer, donde tan difícil resulta comprender y tan sencillo a veces descubrir las claves territoriales. En su último libro nos dejó una receta infalible para intentarlo: acercarse de forma respetuosa a los territorios y sus gentes, buscar las verdades y mantener el espíritu crítico, pues nuestro deber como universitarios y como ciudadanos es señalar las deficiencias de nuestro sistema territorial con el fin de mejorarlo.

Busque en esa obra y en el resto de su producción científica quien quiera encontrar y recordar a un geógrafo, a un universitario de una pieza y a la persona que nos regaló sus conocimientos y amistad.

Descanse en paz.

José Domingo Sánchez Martínez (U. Jaén); Mª Isabel Martín Jiménez (U. Salamanca); Egidio Moya García (U. Jaén); Luís Alfonso Hortelano Mínguez (U. Salamanca)

Conversando con los protagonistas de la colonización agraria (2106)

Rodeado de varias generaciones de estudiantes en la Sierra de Segura (2018)

X